Despertando de la pesadilla – David R. Loy

Despertando de la pesadilla:
Reflexiones Budistas sobre el movimiento Ocupa Wall Street
David R. Loy

En un blog budista sobre “Ocupa Wall Street”, Michael Stone cita al filósofo Slavoj Zizek, quien habló a los ocupantes de Nueva York en el Zuccotti Park el 9 de octubre:

Te dicen que somos unos soñadores. Los soñadores verdaderos son los que piensan que las cosas pueden seguir indefinidamente como están. No somos soñadores. Estamos despertando de un sueño que se está convirtiendo en una pesadilla. No estamos destruyendo nada. Sólo estamos presenciando cómo el sistema está destruyéndose a sí mismo. Todos conocemos de las escenas clásicas de dibujos animados cuando el gato llega a un precipicio. Pero este sigue caminando, ignorando el hecho de que no hay nada debajo. Sólo cuando mira hacia abajo y se da cuenta de ello, se cae. Esto es lo que estamos haciendo aquí. Le estamos diciendo a los chicos de Wall Street – Ey, miren hacia abajo!

Como Slavoj y Michael destacan, estamos comenzando a despertar de ese sueño. Esa es una manera interesante de decirlo, porque el Buda también despertó de un sueño: el Buda significa, el que ha despertado. ¿De qué sueño despertó? ¿Está relacionado con la pesadilla que estamos despertando a partir de ahora?

Desde el principio, los ocupantes de Wall Street han sido criticados por la vaguedad de sus exigencias: aunque está claro que son contra el sistema actual, no estaba claro para qué eran. Desde entonces se le ha puesto más atención: muchos de los manifestantes están pidiendo aumento de los impuestos a los ricos, un impuesto “Robin Hood” (Tasa Tobin) sobre las transacciones, y la reforma de la banca a separar la banca comercial de la de inversión. Estos son objetivos dignos, sin embargo, sería un error pensar que estas medidas por sí solas resuelven el problema de fondo. Debemos apreciar el descontento general  y fuera de foco que tantas personas sienten, porque refleja una comprensión general, fuera de foco de que las raíces de la crisis son muy profundas y requieren de una transformación más radical (literalmente, “ir a la raíz”).

Wall Street es la parte más concentrada y visible de una pesadilla mucho mayor : la ilusión colectiva de que nuestro actual sistema económico – la globalización, el consumismo, el capitalismo corporativo – no es sólo el mejor sistema posible, si no que el único viable. Como Margaret Thatcher dijo, “No hay alternativa.” Los acontecimientos de los últimos años han minado la confianza. Los acontecimientos de las últimas semanas son una respuesta a la constatación generalizada de que nuestro sistema económico está arreglado para beneficiar a los ricos (el “1%”) a expensas de la clase media (que se contrae rápidamente) y los pobres (creciendo rápidamente). Y, por supuesto, a expensas de muchos ecosistemas, lo cual tendrá enormes consecuencias para la vida de nuestros nietos y sus hijos. Lo que hoy está despertando es el hecho de que este sistema injusto se está desmoronando, y que debería desmoronarse totalmente con el fin de que se desarrollen mejores alternativas.

No es sólo la economía la que hay que transformar, dado que ya no hay ninguna separación real entre nuestros sistemas económicos y los sistemas políticos. Con la decisión de la corte suprema llamada  el año pasado – que implica la eliminación de los límites de gasto de las empresas para influir en las elecciones – el poder corporativo parece haber tomado el control de todos los niveles superiores del gobierno federal y estatal, incluida la presidencia. (Obama ha recibido más contribuciones para su campaña de Wall Street que cualquier otro presidente desde 1991, lo que explica su elección de asesores económicos decepcionantes.)

Hoy en día la elite se mueve hacia atrás y hacia adelante con facilidad – desde CEO a ser parte del gabinete, y viceversa – ya que ambas partes comparten la misma visión arraigada del mundo: la solución de los problemas es el crecimiento económico sin límites. Por supuesto, también son los que más se benefician de esta visión miope, lo que implica que el desafío para el resto de nosotros es que la gente que controla este sistema económico / político tienen menos motivación para hacer los cambios fundamentales necesarios.

Aunque los demócratas no se han vuelto tan locos como los republicanos, en este nivel básico realmente no hay mucha diferencia entre ellos. Dan Hamburg, un congresista demócrata de California, llegó a la conclusión de sus años en el Congreso de EE.UU. que “el gobierno real de nuestro país es el económico, dominado por grandes corporaciones que generan los estatutos del estado para que este cumpla sus órdenes. El fomento de un entorno seguro en el que las empresas y sus inversores puedan florecer es el objetivo primordial de los dos partidos políticos”. Todavía tenemos el mejor congreso que el dinero puede comprar, como dijo Will Rogers por la década de 1920.

Desde una perspectiva budista, el punto es que este sistema integrado es incompatible con las enseñanzas budistas, ya que fomenta la codicia y la ilusión – las causas de nuestro dukkha (sufrimiento). En el corazón de la crisis actual está el rol económico, político y social de las más grandes empresas (generalmente trasnacionales), que han adquirido una vida propia y siguen su propia agenda. A pesar de toda la propaganda de publicidad y relaciones públicas a las que estamos expuestos, sus intereses están muy lejos de lo que es mejor para el resto de nosotros. A veces escuchamos acerca de “las corporaciones iluminadas”, pero la metáfora es engañosa – y la diferencia entre esa “iluminación” y la iluminación budista es instructiva.

El poder creciente de las corporaciones se institucionalizó en 1886, cuando el Tribunal Supremo dictaminó que una empresa privada es una “persona natural” bajo la Constitución de los EE.UU. y por lo tanto goza del derecho de todas las protecciones propias de la Declaración de Derechos, incluyendo la libertad de expresión. Irónicamente, esto pone de manifiesto el problema: como muchos posters de “Ocupa Wall Street” anuncian, las corporaciones no son personas, porque son construcciones sociales. Obviamente, la palabra incorporación (que vine del latin corpus, corporis “cuerpo”) no significa obtener un cuerpo físico. Las corporaciones son ficciones jurídicas creadas por estatutos del gobierno, lo que significa que son intrínsecamente indiferente a las responsabilidades que la gente experimenta. Una corporación no puede reír o llorar. No puede disfrutar el mundo o sufrir con él. Es incapaz de sentir lástima por lo que ha hecho (en ocasiones puede disculparse, pero eso es parte de las relaciones públicas).

Lo más importante, una corporación no puede amar. El amor es darse cuenta de nuestra interrelación con los demás y vivir con preocupación por el bienestar de los demás. El amor no es una emoción, sino un compromiso con los demás que incluye la responsabilidad hacia ellos, una responsabilidad que trasciende nuestro propio interés individual. Las empresas no pueden experimentar el amor como tal o actuar conforme a el. Cualquier Director Ejecutivo que trate de subordinar la rentabilidad de su empresa a su amor por el mundo perderá su puesto, porque no está cumpliendo con su rol principal – es decir- la responsabilidad financiera hacia sus propietarios, los accionistas.

La iluminación budista incluye darse cuenta de que mi sensación de ser un Yo separado del mundo es una ilusión que causa sufrimiento en ambos lados. Para darse cuenta de que yo soy el mundo – que “yo” soy una de las muchas maneras en que el mundo se manifiesta – ese es el aspecto cognitivo del amor que una persona  que “despierta” siente por el mundo y sus criaturas. La realización (la sabiduría) y el amor (compasión) son las dos caras de una misma moneda, por lo que los maestros budistas suelen hacer hincapié en que el despertar verdadero está acompañado de una preocupación espontánea por todos los seres sintientes.

Las corporaciones son “alimentadas” y reforzadas por una característica humana muy diferente. Nuestra corporativamente dominada economía requiere de la codicia por lo menos en dos formas: el deseo de beneficios financieros nunca suficientes es motor del proceso económico, y con el fin de mantener el crecimiento económico en alza , los consumidores deben ser condicionados a querer siempre más.

El problema con la codicia se vuelve mucho peor cuando se institucionalizó en la forma de una figura jurídica (corporaciones) que se alimenta así misma desde sus privilegios, independientemente de los valores personales y las motivaciones de las personas que trabajan en ella. Considere el mercado de valores, por ejemplo. Por un lado, los inversionistas quieren rendimientos crecientes en forma de dividendos y mayores precios de las acciones. Por otro lado, esta expectativa anónima se traduce en una impersonal pero constante presión por rentabilidad y crecimiento, preferentemente en el corto plazo. Todo lo demás, incluido el medio ambiente, el empleo y la calidad de vida, se convierte en una “externalidad”, subordinado a esta demanda anónima, una meta-que-nunca-puede-ser-satisfecha. Todos participamos en este proceso, como trabajadores, empresarios, consumidores e inversionistas, sin embargo, normalmente con poco o nada de sentido personal de responsabilidad moral de lo que ocurre, porque esa conciencia se pierde en la impersonalidad del sistema.

Se podría argumentar, en respuesta, que algunas empresas (generalmente de propiedad familiar o pequeña), tienen mucho cuidado de sus empleados, están preocupados por los efectos sobre el medio ambiente, y así sucesivamente. El mismo argumento puede ser dado para la esclavitud: había unos pocos buenos propietarios de esclavos que cuidaban a sus esclavos, etc. Esto no refuta el hecho de que la institución de la esclavitud es intolerable. Es tan intolerable como el echo que hoy en día nuestro bienestar colectivo, incluyendo la forma en que los “recursos” limitados de la tierra se comparten, se determina por lo que es rentable para las grandes corporaciones.

En resumen, estamos despertando al hecho de que a pesar de que las corporaciones transnacionales pueden ser rentables económicamente, se estructuran de una manera que las hace socialmente defectuosas. No podemos resolver los problemas que  estas siguen creando al abordar la conducta de tal o cual caso particular (Morgan Stanley, Bank of America), porque es la propia institución el origen del problema. Dado su enorme poder sobre el proceso político, no será fácil cuestionar su papel, pero tienen un cordón umbilical: los estatutos corporativos pueden ser reescritos para exigir la responsabilidad social y ecológica. Grupos como la Red de Progresistas Espirituales han estado pidiendo una enmienda de Responsabilidad Ambiental y Social (ESRA) de la Constitución de EE.UU., que obligaría a ello.

Si nuestro destino es permanecer en manos de las corporaciones, las empresas deben no solo rendir cuentas a los inversionistas anónimos, sino que a las comunidades en donde participan. Quizás “Ocupa Wall Street” es el comienzo de un movimiento que va a lograr aquello.

Si es así, no será suficiente. Hay algo más en juego, aún más básico: la visión del mundo que anima y racionaliza el tipo de pesadilla económica de la cual estamos comenzando a despertar. En términos budistas, el problema no es sólo la codicia, si no que  también la ignorancia. La teoría más frecuentemente utilizada para justificar el capitalismo es la “mano invisible” de Adam Smith: la consecución de nuestros propios intereses, en realidad trabaja para beneficiar a la sociedad en su conjunto. Sospecho, sin embargo, que los directores ejecutivos son más a menudo motivados por algo menos benigno. No es ninguna coincidencia que la influencia de las empresas creció al mismo tiempo que la popularidad del darwinismo social, la ideología mal aplicada de la teoría de le evolución de Darwin a la vida social y económica: es una jungla allá afuera, y sólo sobreviven los más fuertes. Si usted no se aprovecha de los demás, se aprovecharán de usted. La evolución darwiniana elimina la necesidad de un Creador y por lo tanto la necesidad de seguir sus mandamientos: ahora es el sálvese quien pueda …

El darwinismo social creó un circuito de retroalimentación: cuanto más se creía en el y actuó de acuerdo a el, más la sociedad se convirtió en una selva social darwinista. Es un ejemplo clásico de cómo colectivamente co-creamos el mundo en que vivimos, y es aquí donde el budismo tendría mucho que contribuir, porque el budismo ofrece una visión alternativa del mundo, basada en una comprensión más sofisticada de la naturaleza humana que explica por qué somos infelices y cómo llegar a ser más feliz.

Recientes estudios psicológicos y económicos confirman el papel destructivo de la codicia y la importancia de la relaciones sociales saludables, lo cual es consistente con el énfasis budista en la generosidad y la interdependencia.

En otras palabras, el problema no es sólo nuestro defectuoso sistema económico y político, es también una visión defectuosa del mundo que estimula el egoísmo y la competencia en lugar de la comunidad y la armonía. El Occidente moderno se divide entre un teísmo que se ha vuelto difícil de creer, y la ley del más fuerte, que hace la vida peor para todos nosotros. Afortunadamente, ahora hay otras opciones.

El budismo también tiene algo importante que aprender de “Ocupa Wall Street”: que no es suficiente centrarse en despertar de nuestro sueño individual. Hoy estamos llamados a despertar juntos de lo que se ha convertido en una pesadilla colectiva. ¿Es hora de llevar nuestra práctica espiritual a la calle?

Si seguimos abusando de la tierra de esta manera, no hay duda de que nuestra civilización será destruida. Este cambio lleva la iluminación, el despertar. El Buda alcanzó el despertar individual. Ahora necesitamos una iluminación colectiva para detener el curso de destrucción. La civilización se va a acabar si seguimos ahogándonos en la competencia por el poder, la fama, el sexo, y el beneficio propio. (Thich Nhat Hahn)

Comentarios

comentarios

This entry was posted in Zen. Bookmark the permalink.

2 Responses to Despertando de la pesadilla – David R. Loy

  1. alberto says:

    La Realidad tal cual es. Es una gigantesca, infinita, natural, misteriosa y otra artificial, creada por el hombre descentrado. La realidad tal cual es , es integral, holística, integradora. La artificial valora al fragmento sobre la totalidad. La Renta sobre el Ser Humano. La Rentabilidad sobre la Empresa. La enfermedad sobre el “paciente”, la Economía sobre la Vida. Los Mercados son una parte repititiva de la Economía basada en leyes sectarias. La otra parte son los seres humanos de carne y hueso. Esos que han de desaparecer de la faz de la tierra si el mecanismo de Mercado no Cambia. Si la “Matrix” no se desarma no tendremos destino en este planeta. en gasho.alberto.

  2. alberto says:

    Matrix

    Seres engañados, saturados de irrealidades,
    Cibernética del pasado que atan
    realidades virtuales que no son.
    Y no son porque faltan las presencias
    de los cuerpos activos y sufrientes
    caminando la carne para ser
    mundo de menos dimensiones
    universo de menos movimientos
    Y nada, casi nada de libertad
    arroyo tenue, de voz apagada
    recorrido bajo el hielo del imperio
    Sentimientos atrapados en la congoja
    de lo inmóvil, de lo encapsulado
    solo un grito sordo de búsqueda
    solo un pequeño pozo de agua
    que silencioso y silenciado alimenta
    y despierta y golpea e instruye.
    y el ruido del golpe contra cadenas
    y el correr para huir y enfrentarse
    y el beso del amor construyendo puentes
    sobre los ciegos abismos del sexo
    y los ojos que duelen al despertar
    Bienvenido sufrimiento de los dignos
    que pelea el poderoso y pelea el humilde
    y en cada golpe el imperio fractura
    y en cada golpe el hombre integra
    y expande, y lanza transparencia en
    sus ojos, y lo que es más, en su mirada
    Ficción del arte de la Matrix
    metáfora del habitus de los cuerpos
    del poder insertado asquerosamente,
    de la reptil construcción en la piel
    del esclavo, del oficinista, del “serio”
    la brutal broma de quitar sonrisas
    Y el imperio construye las mascaras
    Los mecánicos movimientos en las extremidades
    El ritmo rebanado en el compás
    en el ruido de la maquina fabril
    en el ruido de la construcción política
    que gimen los engranajes en el niño
    el padre, la santa madre y los dientes
    De la pelea insana del poder
    por el poder, para el poder, para el joder
    y los hombres libres reconstruyen los rostros
    el ejercicio de estar sano y solidario
    la espontaneidad del verano
    El silencio de los trinos y de los valles
    El silencio del amor sin condiciones
    La risa y la algarabía juvenil
    En donde lo posible que uno,
    uno firme, uno entero, uno digno,
    Se encuentre con otro, con ese otro
    que nos ayuda a abrazarnos
    para poder navegar en el misterio
    de todos los infinitos.
    Alberto Testa/ Cba- 19/05/05

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>